sábado, 8 de septiembre de 2012

Pedro el Grande 7ª parte



Vida familiar:


Comentamos anteriormente que Pedro estaba casado con Catalina, esto fue en segundas nupcias, hablaremos en esta ocasión lo poco que se sabe de su primera esposa. También comentaremos la tortuosa relación con su hijo.


Eudoxia Fiódorovna Lopujiná fue la primera mujer de Pedro, contrajeron matrimonio, concertado por la madre de Pedro, Natalia, en el año 1689, Pedro contaba con 17 años, Eudoxia con 20, un año después del enlace tuvieron su único hijo, Alexis. El matrimonio nunca llegó a funcionar.

Unos diez años después de la unión con el Zar, Eudoxia pertenecía a una secta rigorista, los viejos creyentes, por lo que se opuso a las reformas de su marido, lo que proporcionó a Pedro la excusa pefrecta para librarse de su esposa y encerrarla en un convento, donde profesó con el nombre de Elena en 1698.
Algún tiempo después, Euxodia volvió a la vida pública intentando casarse con su amante, Stepán Glébov, cosa que no consiguió. Intentando asegurar los derechos de su hijo, preparó un complot contra Pedro el Grande, que la mandó encerrar (1718–1727), decapitó a su hermano Abraham, empaló a Glébov, Pedro también guardó algo para el hijo de ambos, el zarévich Alexis Petróvich. Pedro asesinó a su propio hijo en 1718, tras una tortura que comentaremos de forma detallada más adelante.



Eudoxia  Lopujiná 


La segunda consorte del Zar Pedro fue Marta Skavrónskaya (Catalina I de Rusia), nacida en 1684, ya hablamos de su "particular" procedencia anteriormente (en resumen, era una prostituta polaca muy habilidosa que fue "escalando" acostándose con soldados y altos cargos en tiendas de campaña hasta llegar a la cama de Pedro, allá por el año 1703, desde ese momento se volvieron inseparables).

Marta se convirtió al cristianismo ortodoxo y tomó el nombre de Yekaterina, Catalina en castellano, consiguió ganarse el corazón de Pedro de tal forma que se casaron en secreto en 1707.

Tuvieron bastante descendencia (12 hijos) aunque, como era común en la época, casi todos murieron a edad temprana, sólo Anna e Isabel llegaron a edad adulta.



Catalina I de Rusia, coronada oficialmente como Zarina en 1725


A destacar entre su descendencia:



Anna Petrovna Romanov, nacida el 27 de enero de 1708 en Moscú, fallecida el 4 de marzo de 1728 en Kiel.
Fue la hija mayor del emperador Pedro el Grande y Catalina I de Rusia. Su hermana Isabel gobernó como emperatriz entre 1741 y 1761. Su hijo Pedro, conocido como Pedro III de Rusia, gobernó en 1762. Anna murió con a penas 20 años, unos pocos días después de parir a Pedro III.


Anna Petrovna Romanov




Isabel I de Rusia, nacida en Kolómenskoe el 29 de diciembre de 1709, fallecida en San Petersburgo, el 5 de enero de 1762. Llegó a ser zarina de Rusia entre 1741 y 1762. También llamada La Clemente, fue la segunda hija de Pedro I y Catalina I.
Subió al trono tras la revuelta militar que derribó al zar Iván VI de Rusia. Realizó numerosas reformas: abolió la pena de muerte, estableció el senado, creó un consejo político supremo, suprimió las aduanas internas, fundó la Universidad de Moscú y la Academia Imperial de las Artes y reorganizó el comercio interior. También amplió los poderes de la nobleza (restringidos por Pedro I de Rusia), lo que hizo empeorar las condiciones de vida del campesinado.

Como soberana soltera y sin hijos, era obligatorio que Isabel encontrara un heredero legítimo que asegurara la continuidad de los Romanov. Finalmente, eligió a su sobrino Pedro aunque ella estaba consciente de que el depuesto Iván VI, a quien había apresado y aislado en la fortaleza de Schlusselburg aún representaba un gran peligro para su trono. Ella temía un golpe de Estado en favor de Iván y empezó a destruir documentos, monedas y cualquier otra cosa que pudiera hacer recordar al depuesto zar. También emitió una orden que determinaba la ejecución inmediata de Iván en caso de que intentara fugarse. Catalina II revalidó la orden y, cuando el intento de fuga se produjo, Iván fue asesinado y enterrado en secreto dentro de la propia fortaleza.
El joven Pedro había perdido a su madre, la gran duquesa Ana, a los tres meses y el padre a los 11 años. Isabel invitó a su sobrino a San Petersburgo, donde fue proclamado heredero el 17 de noviembre de 1742. Asimismo, se nombraron a tutores rusos para cuidar de la educación del futuro zar. Ansiosa por ver el futuro de la dinastía asegurado, Isabel escogió a la princesa Sofía Federica de Anhalt como prometida de su sobrino. Al convertirse a la fe ortodoxa, Sofía recibió el nombre de Catalina, en homenaje a la madre de Isabel. La boda se celebró el 21 de agosto de 1745 y el heredero, el futuro Pablo I nació el 20 de septiembre de 1754. Existen especulaciones sobre la verdadera paternidad de Pablo I pues se sugiere que no era hijo de Pedro III sino de un joven oficial llamado Serge Saltykov con quien Catalina había tenido una relación con el consentimiento de Isabel.

A finales de 1750, la salud de Isabel empezó a desmejorar. Pasó a sufrir una serie de mareos y se negó a tomar los medicamentos prescritos, pero prohibió la palabra "muerte" en su presencia. Al enterarse que estaba muriendo, Isabel usó sus últimas fuerzas para confesarse, rezar con su confesor la oración de los moribundos y despedirse de las pocas personas que deseaba tener junto a ella, incluyendo a Pedro y Catalina y los condes Alexei y Kirill Razumovsky. Finalmente, el 25 de diciembre de 1761, la zarina Isabel murió. Fue sepultada en la catedral de San Pedro y san Pablo de San Petersburgo el 3 de febrero de 1762, tras seis semanas de ritos fúnebres


Isabel I de Rusia, retrato de 1760




Natalia (María) Petrovna Romanova fue la tercera hija de Pedro I de Rusia y Catalina I. Natalia nació el 20 de marzo de 1713 y murió el 27 de mayo de 1715, no se conservan retratos.


Natalia Petrovna Romanova fue la menor de las hijas de Pedro el grande y su segunda mujer Catalina I. Natalia nació el 31 de agosto de 1718 y murió el 15 de marzo de 1725 de sarampión, agonizó más de una semana. Cuando ella murió, a pesar de que hacía más de un mes que su padre había muerto, no había sido enterrado. Colocaron el ataúd de la niña en el mismo cuarto que el de su padre durante unos días, para ser después enterrada junto con el resto de hermanos infantes que no pudieron sobrevivir en la catedral de Pedro y Pablo en San Petersburgo.



Natalia Petrovna Romanova en 1722


Descendencia de Pedro y Catalina I:

Pyotr (Pedro) Petrovich 1704-1707
Pavel (Pablo) Petrovich 1705-1707
Catherine (Catalina) Petrovna 1707-1708
 Anna Petrovna 1708–1728
 Yelizaveta (Isabel) Petrovna 1709–1762
 Natalia Petrovna de Rusia 1713-1715
 Margarita Petrovna 1714–1715
 Pyotr (Pedro) Petrovich 1715–1719
 Pavel  (Pablo) Petrovich 1717-1717
Natalia Petrovna De Rusia 1718-1725
Pyotr (Pedro) Petrovich 1723–1723
Pavel (Pablo) 1724-1724




Continuará:






Bibliografía:



Alejandra Vallejo-Nágera: Locos de la historia.
La Esfera de los Libros, S.L. 2007.



Merejkowshy, Dimitri: PEDRO I EL GRANDE.
Rústica editorial. 1910.


Wikipedia


Imágenes procedentes de: wikipedia.org



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.